Mensaje del presidente del Comité Ejecutivo Nacional de MORENA en Phoenix, Arizona

  Boletín 017-062

Descargar: b17-062

Phoenix, Arizona, 07  de marzo de 2017

Amigas y amigos, paisanas, paisanos, mexicanos, estadounidenses, me da mucho gusto estar Phoenix , en este estado de Arizona, estamos recorriendo las ciudades de la Unión Americana para manifestar nuestro apoyo,  nuestro respaldo incondicional a nuestros paisanos migrantes. De manera sincera venimos a ofrecer nuestro apoyo, se requiere como aquí lo mencionó Alfonso Durazo de la unidad de todos, hacer un frente común para enfrentar la campaña de odio, la campaña en contra de migrantes, en contra de extranjeros, en contra de mexicanos que han llegado a Estados Unidos a buscarse la vida de manera honrada, que ha llegado hasta estas tierras por necesidad, no por gusto, y merecen todo el respeto y la admiración, porque son seres humanos ejemplares.

Ya estuvimos en Los Ángeles, Chicago, ayer en El Paso, Texas, ahora con ustedes, Phoenix, vamos después a Nueva York la semana próxima, vamos a estar en Washington, vamos a San Francisco posteriormente, vamos a Laredo para apoyar a nuestros paisanos, a los migrantes y a los trabajadores del mundo.

Para este día para esta visita  a Arizona preparé un texto que quiero compartir con ustedes, dice así:

El desierto que se extiende hacia el sur de esta ciudad es desgraciadamente un inmenso cementerio. Ahí han quedado miles y miles de mexicanos y de latinoamericanos que intentaron cruzarlo y que murieron de calor, de sed, de frío o de hambre. Así hablaba de este desierto Miguel Méndez, nacido aquí, en Arizona, de padres mexicanos, migrantes de Sonora, decía Miguel:

“Allá va la procesión.

Pisa campos cadavéricos

al son de cánticos

humillados.

La tierra se traga a la tierra.

¿Qué mundo es éste

que entierra a sus niños en la alborada?”.

Miguel era un hombre ejemplar, así era el poeta y novelista Miguel Méndez. A los 14 años se ganaba el pan en estas tierras como albañil y jornalero, acabó como profesor emérito de la Universidad de Arizona y nos dejó una obra que es parte fundamental de las literaturas chicana, mexicana y estadunidense. Murió acá, en Tucson, hace unos años y me ha parecido importante empezar este mensaje con un reconocimiento a su memoria.

Hablemos del desierto. El páramo tiene una aridez natural, pero es la crueldad humana, la crueldad humana la que lo vuelve mortal. Desde que el presidente Bill Clinton ordenó bardear antiguos pasos fronterizos como Tijuana o El Paso, los migrantes no tuvieron otro camino que cruzar un desierto lleno de peligros.

Las bardas construidas a fines del siglo pasado y el reforzamiento de la vigilancia fronteriza no detuvieron la migración. Sólo la hicieron mucho más peligrosa de lo que ya era.

Los viajeros siguieron enfrentando los riesgos de los polleros desalmados, de los delincuentes que acechan en el camino, de la Patrulla Fronteriza, de los sheriffs  y hasta de milicias civiles que practicaban el deporte atroz de la cacería de migrantes, y además tuvieron que hacer frente a la travesía del desierto.

En esta región del planeta, en esta región del mundo, la muerte acecha a los migrantes viajeros indocumentados como en el Mediterráneo, pero los grandes medios no prestan la misma atención que la que ponen a los trágicos naufragios que ocurren allá. Aquí se vive una tragedia humanitaria por goteo, indetenible, y más silenciosa, las víctimas, los que pierden la vida son muertos.

Desde luego, quienes se aventuran por esta zona no obedecen a un impulso suicida ni temerario; simplemente, hay una economía que los expulsa contigua a una economía que los necesita.

Los malos gobernantes mexicanos han tenido el cinismo de presentar como natural el destierro económico de millones de compatriotas; en lugar de preocuparse por crear empleos y dar a la población condiciones dignas de trabajo, educación, salud y vivienda, han impulsado esta enorme migración, que aquí se convierte en una verdadera catástrofe humanitaria; hasta les parece normal que es como una especie de enajenación en la que viven, que las remesas que estos trabajadores desterrados, que las remesas que envían nuestros paisanos migrantes a sus lugares de origen se hayan convertido en una de las principales fuentes de divisas de México.

Y de este lado de la frontera puede percibirse la hipocresía de una economía sedienta de mano de obra barata en la que se legisla para endurecer la persecución a los migrantes, fortificar la frontera común y multiplicar las deportaciones.

La verdad es que hasta ahora los gobiernos de Estados Unidos no tenían el propósito de impedir la entrada a los trabajadores extranjeros, sino de regularla a voluntad, dependiendo de la demanda de empleo. En realidad, la política migratoria de Estados Unidos ha sido una válvula para abrir o cerrar a conveniencia la llegada de fuerza de trabajo.

La persecución de Donald Trump en contra de los migrantes es mera demagogia electorera; ya le sirvió, se tiene que reconocer, para engañar y azuzar a muchos ciudadanos estadunidenses con la historia, con el cuento de que los mexicanos les estaban quitando sus empleos, y ahora pretende seguir explotando esa mentira para quedarse ocho años en la Casa Blanca. Pero él sabe perfectamente que la economía de este país, la economía de Estados Unidos no puede sostenerse sin trabajadores migrantes, porque por desgracia los bajísimos salarios que reciben son en buena medida la clave de la competitividad en la agricultura, en la industria y en los servicios estadunidenses frente a la competencia de Europa y Asia.

La pretensión de construir un muro de océano a océano a lo largo de la línea fronteriza obedece, pues a esta lógica hipócrita. Si llega a erigirse, ese muro no va a contener el tránsito de trabajadores de un país a otro; simplemente, lo hará más peligroso de lo que ya es, y por eso es claro que se trata de una idea criminal.

La historia nos enseña que ninguna muralla es un factor relevante de defensa. No lo fue la de Troya ante los aqueos ni la de Jerusalén frente a los ataques de Saladino; no lo fue ni siquiera la Muralla China para prevenir las invasiones de los mongoles y no lo fue la Línea Maginot construida en la frontera franco-alemana antes de la Segunda Guerra Mundial. Menos lo sería ese muro con el que amenaza Trump, porque al sur de Estados Unidos no existe enemigo alguno, sino un país saqueado por malos gobernantes, por gobiernos deshonestos, corruptos, que ha dejado a millones sin otra posibilidad de subsistencia que buscarse la vida en estas tierras.

De modo que en su frontera sur, Estados Unidos no tiene amenaza visible ni algo de qué defenderse, y el muro de Donald Trump no tendría nada de defensivo; sería, por el contrario, una obra opresiva como el Muro de Berlín y excluyente como la enorme cerca construida por Israel para encerrar a los palestinos.

Pero sería, eso sí, porque sobre todo hay mucha propaganda, mucha demagogia sería sobre todo, una construcción propagandística para engañar a los trabajadores estadounidenses empobrecidos por el neoliberalismo y a los ciudadanos que viven temerosos por la criminalidad; de esa forma se les haría sentir que el gobierno está haciendo algo para defender sus empleos y garantizar su seguridad; y sería, también, una forma y mucho ojo con esto, porque los que llegaron ahora al gobierno de Estados Unidos lo que más les interesa son los negocios, el business,  de dar oportunidades para que ciertas empresas de la construcción realicen negocios astronómicos en la construcción del muro.

Tenemos que cuidar, no intervenir en políticas de este país, pero desde que estuvo el presidente Franklin Delano Roosevelt, él proclamó cuatro derechos fundamentales: el derecho fundamental la libertad de palabra, otro derecho proclamado por Franklin Delano Roosevelt, uno de los mejores presidente que ha tenido este país, el segundo derecho es la libertad de culto; el tercer derecho que debe tener todos los migrantes, el derecho de vivir libres de miseria, en todo el mundo y el cuarto de los derechos humanos el de vivir libres de temores, con esos derechos proclamados por Franklin Delano Roosevelt,  le podemos decir a los estadounidense mucho cuidado con la contratación del obra el muro, no sea que se asigne la obra a una de estos políticos reciente llegados a la presidencia estadounidense de Donald Trump.

No dejo de subrayar que la posible construcción del muro de la ignominia, esto no se puede olvidar, impediría el libre tránsito de miembros de las culturas indígenas, yaquis, pápagos y de otros pueblos, no olvidemos son la verdad más intima de esta región de América, los dueños originarios de estas tierras limítrofes entre Sonora y Arizona.

Como lo escribió nuestro gran novelista Carlos Fuentes, decía: “cuando excluimos, perdemos. Cuando incluimos, ganamos y jamás reconoceremos nuestra propia humanidad si antes no la reconocemos en los demás”.

Rechazamos la erección de ese monumento, rechazamos la construcción del muro de la hipocresía y a la crueldad, porque no queremos más familias separadas ni queremos que se acumulen más huesos en el desierto de Arizona.

Debemos vincularnos con los sectores de este gran país, Estados Unidos que repudian también la persecución contra los migrantes, que repudian las cercas opresivas y excluyentes que fueron muchos estadounidenses educados con las sabias palabras del gran poeta de este país, Robert Frost:

“Debo saber, antes de hacer un muro,

qué es lo que encierro, qué se queda afuera

y a quién puedo con ello hacerle daño”.

Así hablaba este gran poeta.

Amigas y amigos de Phoenix, Arizona:

Aunque estemos en una región muy dominada por el conservadurismo, por eso tenía interés de venir aquí,  a Arizona, no debemos dejar de recurrir a los buenos sentimientos de los pobladores de los condados del estado Arizona. La conciencia, recordemos se adquiere, la toma de conciencia se logra a partir de la información sobre la realidad, por eso es muy importante el derecho a la información, y se adquiere también una mayor conciencia en momentos especiales de lucidez y de racionalidad.

El ser humano no es malo por naturaleza; si se le impulsa a la reflexión y a la empatía,  actúa con inteligencia y descubre su bondad interior.

Todos los seres humanos somos poseedores de conciencia con diversos niveles de desarrollo, todos somos seres humanos con conciencia, aunque a veces domina en algunos seres humanos lo instintivo, lo irracional. No debe pensarse como sostuvieron por siglos los opresores, que sólo ellos eran hombres de “ciencia y conciencia”, lo cual fue utilizado para tratar de legitimar infamias como el sometimiento, la sobreexplotación y la esclavitud.

Está demostrado que por diversas circunstancias –condiciones de pobreza, por ignorancia, por manipulación y otras causas– los seres humanos tardamos a veces en identificar el sentido superior de la existencia, el cual trasciende, va más allá de la satisfacción de nuestras necesidades materiales. Pero nunca es tarde, siempre es posible que de un momento a otro, nuestra conciencia despierte y surja la necesidad de preguntarnos: “¿para qué quiero la vida?”.

Y a partir de este íntimo cuestionamiento puede brotar de cada individuo lo mejor de sí mismo. Es el momento en que por alguna circunstancia, ya sea, repito, por una información recibida o una buena o mala experiencia, se produce en lo personal una especie de declaración de independencia frente a la dictadura de nuestras irracionales o inhumanos instintos y ante las muchas mentiras que hemos aprendido como si fueran verdades.

Con estas certezas, debemos insistir en convencer a los estadunidenses, convencer a los estadunidenses que están cegados por el odio contra los migrantes y que desprecian a sus semejantes sin motivo o razón, solo por prejuicios: raciales, de clase, religión o de cultura.

Debemos hablar y hablar con quienes fueron engañados por Donald Trump hasta hacerlos reflexionar sobre lo inhumano que implica levantar un muro para cerrar a Estados Unidos y convertirlo en un gueto absurdo.

Hay que hacerles ver que se trata de un atentado contra la libertad, la justicia, los derechos humanos y la fraternidad universal, y de una negación a los valores fundamentales, a los valores que sirvieron para fundar este gran país sobra todo el valor de la libertad, no puede quedar solo como leyenda la estatua de la libertad, tiene que seguir siendo el principio fundamental de  Estados Unidos.

Tenemos que explicar, además, que ese muro grotesco no resolverá ninguno de los problemas que pretende resolver, aunque sí producirá mucho sufrimiento.

Hemos de recordar que la paz y la tranquilidad, aquí y en México, como en cualquier otra parte del mundo, no son frutos del uso de la fuerza, sino de la justicia, la paz y la tranquilidad es fruto de la justicia.

Con medidas coercitivas no se resuelve nada, no se puede enfrentar el mal sin hacer el bien, no se puede enfrentar apagar el fuego con el fuego, no se puede enfrentar la violencia con la violencia, ni muros, ni militarizando la frontera se va a resolver el problema de la migración.

Cómo se debe de resolver atendiendo las causas, mantener una relación de cooperación y entre los dos pueblos, los dos gobierno, las dos grandes naciones, y con cooperación para el desarrollo, ustedes lo saben muy bien, se tienen que generar oportunidades de trabajo en el país, porque no ha habido crecimiento económico, en los últimos 30 años la tasa de crecimiento económico en México en promedio, en 30 años ha sido del 2 por ciento anual, pero si descontamos el aumento de la población, el resultado es cero crecimiento económico.

 Si no hay crecimiento  económico, no hay empleo; si no hay empleo, no hay bienestar; si no hay bienestar, no hay paz y tranquilidad social, qué es lo que se tiene que hacer entonces, pues garantizar en México que haya trabajo, que haya salarios justos, que haya bienestar, en esta manera no se va a necesitar ni muros, ni medidas coercitivas.

Ayer hable en este tema en El Paso, les comento, estamos luchando en nuestro país, ya falta poco, en 16 meses va a iniciar la transformación en México, ahorita que venía entrando, ustedes saben bien, que hace acabar con la corrupción y al mismo tiempo impulsar el desarrollo regional, ayer hable de eso, que se vaya deteniendo a los trabajadores mexicanos, que se les mantengan en sus lugares de origen, que tenga que trabajar en donde nació, donde están sus familiares, sus costumbres, su cultura, vamos a llevar a cabo muchos programas de desarrollo regional, de sur a norte, como cortinas para ir ofreciendo oportunidades en la Península de Yucatán que hay un gran potencial se va a desarrollar aún más toda esa región, todo lo que es el mundo de las culturas Olmeca y Maya.

Vamos a sembrar en el sureste un millón de hectáreas de árboles maderables y frutales para que haya trabajo para ejidatarios, pequeños propietarios, vamos a construir dos grandes refinerías en el Golfo de México para dejar de comprar la gasolina en el extranjero.

Hoy en la mañana hablaba yo de eso, no es posible que sea más cara la gasolina en nuestro país que acá, en Estados Unidos, si en este país el salario de un trabajador es 10 veces superior a lo que gana un trabajador en México, por qué va a costar más la gasolina sí tenemos petróleo, si se vende el petróleo crudo y se compran las gasolinas que es el negocio que tienen los de la mafia el poder, eso se va a terminar, eso se van a construir las refinerías. Vamos a desarrollar un corredor en el Istmo de Tehuantepec, vamos a ampliar, a mejorar los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, en todo este corredor se van a crear empleos, en todo el país vamos a fijar precios de garantía para los productos del campo, ya no vamos a comprar en el extranjero lo que consumimos,  vamos a producir en México lo que consumimos.

Ayer lo pensaba la última cortina para evitar la migración por necesidad se va a construir a lo largo de los 3 mil kilómetros de frontera,  se va a crear una zona franca, una zona libre de Tijuana a Matamoros, vamos en esa franja cuando menos de 20 kilómetros de ancho vamos a bajar los impuestos: el Impuesto Sobre la Renta, vamos a bajar el IVA al 8 por ciento y va a aumentar el salario mínimo.

Estos planes los vamos a poner en la mesa en su momento y lo queremos compartir con el gobierno de Estados Unidos, porque queremos que cambie su política, queremos que  apueste a la cooperación para el desarrollo, no queremos Planes Mérida, no queremos que nos envíen armamento, no queremos helicópteros, no queremos nada que tenga que ver con enfrentar los problemas sociales mediante el uso de la fuerza, queremos cooperación para el desarrollo, esto es lo que conviene a las dos naciones y a los dos pueblos.

Informo a ustedes que de manera concreta nuestro movimiento llevará a cabo en el estado de Arizona las siguientes acciones:

1.- Se promoverá entre la población, como ya la explique, el que haya relaciones de amistad con la población estadounidense y que tengamos una comunicación fraterna con migrantes mexicanos, latinoamericanos y migrantes trabajadores de todo el mundo.

2.- Se formarán en todo el estado de Arizona comités cívicos y se va a distribuirá el periódico Regeneración que ya editamos en inglés y en español, se va a distribuir este periódico en todos los condados de Arizona.

3.- El comité de MORENA en Sonora, estado vecino, encabezado por Alfonso Durazo, será el responsable de llevar a cabo las tareas de difusión, organización y defensa de migrantes.

4.- Se contará, este es un compromiso que hemos hecho, tenemos que celebrar que hicimos este planteamiento de que los consulados de México, los 50 consulados que tiene México en Estados Unidos, se conviertan en procuradurías en defensa de los migrantes y ya se autorizó del presupuesto una partida con ese propósito, se da los cambios del país, de alguna manera nosotros vamos a abrir en todas las ciudades fronterizas  de Sonora oficinas de abogados para defender a migrantes.

5.- Tenemos que hacer un frente entre todos para enfrentar el odio y esas medidas racistas y violadoras de derechos humanos, vamos a convocar, en nuestro movimiento  hay simpatizantes, militantes de todas las religiones, hay evangélicos, de todas las denominaciones, hay católicos, hay también libres pensadores tenemos que unirnos para el fortalecimiento de valores morales, culturales, espirituales, esta lucha es para mejorar en lo económico, en lo social, buscar el bienestar material, pero también el bienestar del alma, más en estas circunstancias, enfrentado el autoritarismo necesitamos fortalecer valores, por eso se va a convocar un diálogo ecuménico, interreligioso y también que participen libres pensadores para unir voluntades y defender a los migrantes en estas tierras, con la puesta en práctica del principio universal de la fraternidad. Tenemos que unirnos.

En primera que tuvimos en los Àngeles que me acompañó el padre Solalinde que protege de manera humana a los migrantes.

6.- El día 14 de marzo, les informó, la semana próxima, el martes próximo nos vamos a entrevistar en Nueva York con el comisionado de Derechos Humanos de la ONU y al día siguiente vamos a estar en Washington, vamos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde a presentar una denuncia formal contra las dos órdenes emitidas por Donald Trump: la de construir el muro en la frontera y la de perseguir a migrantes en Estados Unidos.

Aprovecho para hacer un llamado a todos ustedes, estadunidenses y mexicanos, mujeres y hombres de buena voluntad a que todos juntos suscribamos estas denuncias que presentaremos en defensa de la justicia, la dignidad y el humanismo, ya han firmado como 5 mil ciudadanos, abogados, integrantes de todos los sectores, religiosos,  y estoy seguro que van a firmar muchos otros ciudadanos para que el miércoles, 15 de marzo se presente esta denuncia formal.

Lo hacemos, porque desafortunadamente no ha salido a enfrentar esta embestida con respecto, pero con firmeza Enrique Peña Nieto, a él le correspondía y al gobierno presentar la denuncia por violación de derechos humanos, porque existe una carta de derechos humanos de la ONU que firman todos los gobiernos que se comprometen a respetar los derechos humanos y si se está violando los derechos y el gobierno de México debió presentar esa denuncia, pero no vamos nosotros a quedarnos callados, por eso estamos actuando, y hay quienes critican y dicen que es por lo electoral, no es, por convicciones, nosotros no luchamos por cargos, no luchamos por el poder por el poder, mucho menos por el dinero, luchamos por ideales, luchamos por principios.

Si fuese por cargos, yo ya sería presidente, yo le hubiese garantizado a la mafia del poder de que no iba a cambiar nada, no me hubiesen robado la Presidencia, pero de qué sirve llegar atado como títere, para ser pelele de los que se han dedicado a desgraciar a nuestro pueblo, como llegó Calderón o como ahora que impusieron a Peña Nieto con la compra de los votos, así no, cuando se llegue va a ser con autoridad moral, sin dejar trozos de dignidad en el camino, que haya un gobierno del pueblo, una auténtica y verdadera democracia.

Amigas y amigos:

En nuestro querido México muchas mujeres como ustedes, muchos hombres como ustedes de buena voluntad estamos luchando contra este cáncer que es la corrupción, porque creemos firmemente que si desterramos este mal que aqueja y atormenta a la nación se logrará el renacimiento de México.

Sin corrupción no habrá hambre ni pobreza, sin corrupción no habrá inseguridad ni violencia, sin corrupción nadie se verá obligado a abandonar su tierra para buscarse la vida en otras latitudes, habrá justicia.

Mientras tanto paisanas, paisanos, no dejemos solos a los migrantes, a mí me da mucho gusto que ustedes estén aquí, no hay perder nuestra sensibilidad, tenemos que ser siempre muy fraternos y muy humanos, no decir que yo ya arregle mis papeles, no tengo problemas,  y le doy la espalda al que sufre, eso no, tenemos que ser muy fraternos, tenemos que estar muy unidos, darle la mano a quienes que por necesidad abandonan sus pueblos, familias, costumbres y culturas, a quienes, sin más delito que el de mitigar el hambre y la pobreza, enfrentan grandes  y graves humillaciones, abusos y hasta pierden hasta la vida.

Toquemos el corazón de los estadunidenses; no olvidemos eso, tenemos que hablar mucho con los estadounidenses, convencerlos, persuadirlos, hay que recordarles que la verdadera felicidad no reside, no es acumular de bienes materiales, títulos o fama, mucho menos la felicidad es el autoritarismo o la prepotencia, la verdadera felicidad es estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra conciencia, y estar bien con el prójimo, esa es la verdadera felicidad.

Muchas gracias.

*****

Artículos Relacionados

  1. Mensaje de Andrés Manuel López Obrador, presidente del Comité Ejecutivo Nacional de MORENA en El Paso, Texas
  2. Discurso de Andrés Manuel López Obrador, presidente del Comité Ejecutivo Nacional de MORENA en Chicago
  3. López Obrador nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional de MORENA