Anuncia López Obrador que a más tardar el lunes, su representante legal entregará una carta a Murillo

Andrés Manuel López Obrador, presidente del Consejo Nacional de MORENA, durante una asamblea informativa en Coatepec, municipio del Estado de México.

Comunicado b14-207

Descargar: b14-207

Descargar texto de López Obrador a Murillo Karam

             Coatepec , Estado de México, 14 de noviembre de 2014

  • Con el objetivo de denunciar a la mafia del poder que opera en México y que causa la ruina del país

Andrés Manuel López Obrador anunció que a más tardar el próximo lunes, su representante legal, entregará –cumpliendo con todos los requisitos de ley— una carta firmada por el presidente del Consejo Nacional de MORENA que va dirigida a Jesús Murillo Karam, en las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) –se anexa el texto—.

“Mi mayor interés al hacer esta denuncia pública, consiste en que se entienda el fondo del problema y se lleve a cabo un verdadero cambio, y lo hago aun a sabiendas de que, según todos los indicios, los hombres del régimen no quieren rectificar”, explica.

En su cuenta Facebook.com/lopezobrador.org.mx, el presidente del Consejo Nacional de MORENA publicó el texto que enviará a Murillo Karam: “Comparezco de nueva cuenta ante la Procuraduría General de la República para denunciar a la mafia del poder que opera en México y que causa la ruina del país y el empobrecimiento, la frustración, el sufrimiento y la muerte de los mexicanos”.

Reiteró que los potentados, quienes se hacen llamar autoridades, representantes populares, jueces, políticos, comunicadores y hombres de negocios, tomaron y mantienen, de manera ilegal e ilegítima, el poder público para apropiarse de bienes de la sociedad y de la nación.

En diez puntos, describe a la asociación delictuosa:  I. Los orígenes de la mafia del poder, la cual surgió a partir   de la decisión de Carlos Salinas (1988-1994) de entregar bancos y empresas públicas a sus allegados, el grupo compacto se extendió con las relaciones de complicidad durante los gobiernos de Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón.

“De Salinas a Calderón este grupo no solo continuó acumulando riqueza, sino que fue concentrando mayor poder político, hasta que llegó a situarse por encima de las instituciones” y deciden en cuestiones fundamentales de los Poderes Ejecutivo, Legislativo, así como Judicial, los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional, explicó.

En suma, planteó que en México existe una república aparente, simulada, falsa; hay poderes constitucionales pero en realidad un grupo de delincuentes de cuello blanco ha confiscado todos los poderes; el económico, el político y el mediático.

Dice que las instituciones formalmente públicas han sido privatizadas y puestas al servicio de intereses particulares.

II. La forma de operar de esta mafia, donde expresa que durante este periodo ha predominado el bandidaje oficial, los gobernantes tienen como su misión principal implementar un modus operandi: el robo de las riquezas del pueblo y de la nación.

III. Las consecuencias del pillaje, explica que a los amos de México ocupados en saquear lo que menos les importa es el destino del país, porque desde 1983 no se ha trazado planes de desarrollo apegados a la realidad, al interés nacional, así como todo ha quedado supeditado a recetas impuestas por los organismos financieros internacionales y a las llamadas reformas estructurales.

A partir de la política económica neoliberal que se aplica desde los últimos 30 años es ineficaz, porque de 1983 a la fecha, el crecimiento del Producto Interno Bruto ha sido en promedio de 2.1 por ciento y, si se considera que la población ha aumentado 2.2 por ciento anual en este periodo, el ingreso per cápita por año se ha reducido 0.1 por ciento, uno de los indicadores más deplorables del continente americano y del mundo.

Plantea que el fracaso de la economía de élite se refleja en altas tasas de desempleo y en el acelerado crecimiento del sector informal de la economía, el cual refleja la desesperación de la gente ante la falta de empleos formales y su necesidad de sobrevivir de cualquier manera.

Da un dato: “en 1984, había 52.6 millones de pobres, el 68.7 por ciento de la población; para 2012, el número de pobres pasó a 88.1 millones, el 75.1 por ciento de la población. (Cálculos de Julio Boltvinik y Araceli Damián con base en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares, INEGI)”.

Expresa que duele decir que de 2007 a la fecha, por la llamada “guerra contra el narcotráfico”, han perdido la vida alrededor de 60 mil mexicanos y han desaparecido más de 40 mil personas, muchos de ellos inocentes, en su mayoría jóvenes, y en no pocos casos, individuos que no encontraron una manera legal de vivir y fueron obligados por las circunstancias económicas a tomar el camino de las conductas antisociales.

En pocas palabras, anexa: la violencia en México se originó, en buena medida, por la falta de empleo, por el empobrecimiento del pueblo y porque se canceló el futuro a los jóvenes que no tienen posibilidad de trabajo ni de estudio.

IIII. La imposición de Peña en la Presidencia. En el año 2012, a sabiendas de todo el desastre que habían provocado, los integrantes de la mafia del poder se opusieron con trampas, dinero y manipulación, al cambio de régimen y de política económica. Con premeditación, alevosía y ventaja, impusieron a Enrique Peña Nieto como presidente de México.

Para ello, señala, se valieron de sus medios de información y con de mucha publicidad, convirtieron en figura nacional al mediocre gobernador del Estado de México.

“Es de dominio público que a Peña lo fabricaron los medios de comunicación y fue tan notoria esta maniobra que hace poco se exhibió una película, La dictadura perfecta, que aborda el tema de cómo los dueños de Televisa impusieron al presidente”, pública López Obrador.

Indica que la propaganda no les funcionó los de la mafia del poder como lo tenían previsto. En la campaña electoral las cosas empezaron a cambiar porque Peña cometió varios y garrafales errores, ampliamente difundidos en las redes sociales al grado que Peña Nieto se precipitó su desplome en las preferencias electorales.

Ante dichos acontecimientos, dice, la mafia del poder apostó al fraude para imponer a Peña Nieto a la Presidencia de la República y para ello fue el uso del dinero de procedencia ilícita para traficar con la pobreza de la gente.

Pone de ejemplo que el 12 de junio de 2012, en la residencia oficial del Ejecutivo local del Estado de México, 16 gobernadores del PRI se reunieron con Peña Nieto y su equipo de campaña para que se asignarán las cuotas de votos que cada uno de ellos debería de cosechar a favor de Peña.

Informa que es demostrable que el PRI obtuvo ventaja electoral en las zonas con mayor presencia de bandas criminales toleradas por el gobierno. Tal es el caso de la región de la Tierra Caliente, que comprende 17 municipios de Michoacán, 9 de Guerrero y 5 del Estado de México.

“Días después de las elecciones de 2012 unos campesinos del municipio de Acapetlahuaya, Guerrero, limítrofe con el de Tlatlaya, Estado de México, en la Tierra Caliente, me enviaron una relación de 596 personas que recibieron tarjetas de prepago SORIANA-MI AHORRO-BANAMEX a cambio de su voto por Peña Nieto. La entrega de éstas y de miles de tarjetas más se llevó a cabo en la tienda Soriana y en la Sucursal de Banamex de Iguala, Guerrero”, describe.

Informa que las tarjetas de prepago SORIANA-MI AHORRO-BANAMEX son pruebas del fraude de 2012 y fueron integradas al expediente que se presentó al IFE y al TEPJF para exigir la anulación de la elección presidencial y De modo que hay suficientes pruebas para concluir que EPN fue impuesto por la mafia del poder mediante la compra de millones de votos con dinero de procedencia ilícita.

V. El agravamiento de la crisis en el gobierno de Peña, indica, una vez en la Presidencia, este personaje gris, de escenografía, con alto grado de inmoralidad e inconsciencia, condujo al país, en apenas un año, a un mayor deterioro en todos los órdenes de la vida pública y a la actual crisis de descomposición social, incertidumbre e ingobernabilidad.

Con gran desparpajo, dice, en cumplimiento de acuerdos contraídos con inversionistas y gobiernos extranjeros, y con el respaldo de la mafia del poder en México, Peña Nieto se dedicó a imponer las llamadas reformas laboral, educativa, fiscal y energética, las cuales constituyeron nuevos agravios contra el pueblo, alentaron el resentimiento y desataron el caos.

“En el tiempo que lleva mal gobernando, ni Peña ni sus socios y allegados han pensado en promover el desarrollo, procurar la justicia, atender demandas sociales con fines humanitarios para serenar al país y evitar conflictos y violencia. Tampoco se han propuesto gobernar con rectitud y honestidad; por el contrario, toda su atención ha estado centrada en obtener beneficios personales al amparo del poder público”, expone.

En la carta de 13 hojas, señala que mientras Peña consiguió un premio como el mejor estadista del mundo en Nueva York y Luis Videgaray, secretario de Hacienda fuera distinguido –también en el extranjero– como el ministro de finanzas del año, en 2013, según cifras oficiales, el crecimiento económico de México fue de 1.1 por ciento y en 2014, hasta el primer semestre, alcanzaba el 1.7 por ciento.

Puntualiza: “Es decir, un promedio, durante el gobierno de Peña, de 1.4 por ciento, cuando la población en el mismo lapso aumentó en 1.8, lo cual significa que se ha registrado un decrecimiento del PIB por habitante de -0.4 por ciento, un dato de consecuencias realmente catastróficas para el país”.

Peña Nieto, dice, cometió una gran omisión que fue no cambiar la política y seguir enfrentando el problema de la inseguridad y de la violencia con medidas coercitivas y optó por la simulación, pensando que podían resolver el problema cambiando únicamente la percepción pública, mediante el control de las noticias sobre los lamentables hechos de violencia que ocurren día a día en la mayor parte del territorio nacional.

VI. En la víspera de la tragedia de Ayotzinapa, manifiesta que al escuchar las expresiones de la gente en mis recorridos por el país, desde mediados de este año empezó a advertir que se estaba precipitando la descomposición social y que México ya no aguantaba más con la misma política.

“Días después, el 25 de agosto, luego de los fusilamientos de Tlatlaya y antes de los dolorosos sucesos de Iguala, reiteré en mi cuenta de Facebook que Peña debía renunciar.  Escribí textualmente: Los hechos demuestran que la economía permanece estancada, agobia el desempleo, prevalece la violencia y el gobierno se ha corrompido por completo.

Lo peor de todo es que con las reformas impuestas en materia fiscal y energética, se corre el riesgo de una mayor degradación de la vida pública en su conjunto y de un estallido social”.

 

 

VII. El asesinato y la desaparición de los 43 jóvenes de la Normal de Ayotzinapa en Iguala. Indica que Antes que nada, lo más importante de todo es que los 43 estudiantes de Ayotzinapa aparezcan con vida.

“Pero también debe haber justicia y, sobre todo, castigo a los culpables de estos crímenes de lesa humanidad. Es imprescindible conocer la verdad, investigar a fondo y considerar que este asunto, por su atrocidad, no solo es un problema de Estado sino también de Nación”, expresa.

Plantea que se tienen que explorar todas las hipótesis sobre el crimen en contra de los estudiantes: tanto la de que pudo ser una venganza de algún grupo delictivo que se sintió traicionado por el incumplimiento de acuerdos de parte de Peña o de algún otro miembro del régimen y decidió, de manera calculada y cruel.

Así como, prosigue, utilizar a jóvenes inocentes para convulsionar a la opinión pública del país y del mundo, o la orientada a señalar que todo fue causado por la tremenda descomposición social y política que existe en Guerrero como en otras partes del país.

Asegura que “la responsabilidad mayor sigue y seguirá recayendo en la mafia del poder y en su actual representante, Enrique Peña Nieto, quienes, como lo hemos venido sosteniendo, con tal de mantener y acrecentar sus privilegios han impedido por todos los medios la renovación de la vida pública del país”.

VIII. Nuestra propuesta para sacar al país de la crisis, informa que el pasado 26 de octubre en la Concentración Nacional en el Zócalo de la Ciudad de México, planteó dos caminos para encontrar la salida a la crisis de México: cambio de política sin cambio de presidente o cambio de política y de presidente.

“En el primer caso tendría que hacerse una rectificación profunda y ello implica, entre otras cosas, derogar las reformas estructurales o someterlas a consulta ciudadana y empezar de cero, con una política distinta en materia de justicia, economía, hacienda y administración pública, expresa.

Así como indica que lo urgente es desplegar todos los esfuerzos del Estado para hacer justicia en el caso de Guerrero: buscar y encontrar con vida a los 43 normalistas de Ayotzinapa; impedir la impunidad y castigar a los autores materiales, intelectuales y a las autoridades responsables y desarticular las redes de complicidad entre el poder público y la delincuencia organizada, tanto en Guerrero como en el resto del país.

“Para ello debe crearse de inmediato una comisión de la verdad con ciudadanos realmente independientes y de inobjetable honestidad”, explica, entre otras acciones.

Otra opción que no debe descartarse, explica, –porque en estricto apego a la realidad, es la que más conviene al pueblo y a la nación– es que Enrique Peña Nieto renuncie antes del 1º de diciembre y se convoque a elecciones anticipadas para que el pueblo, por la vía pacífica y democrática, como lo establece la Constitución, renueve al gobierno, se enfrente la crisis y se logre el renacimiento de México.

IX. La reacción a nuestro planteamiento. Desde Los Pinos, menciona, Peña Nieto ordenó que se intensificara la campaña para involucrarme en el caso de Iguala. Ese mismo día, domingo, por la mañana, en las ocho columnas del periódico Reforma había aparecido una nota con información filtrada por el gobierno acerca de mi supuesta vinculación con el expresidente municipal de Iguala, José Luis Abarca.

Rememora que por la tarde, personajes de la mafia del poder como Manlio Fabio Beltrones (coordinador del PRI en la Cámara de Diputados), Emilio Gamboa (coordinador de la fracción priista en el Senado) y César Camacho, presidente nacional del PRI, exigieron a coro que yo fuera llamado a comparecer ante esta Procuraduría General de la República.

Tales exhortos, detalla, fueron acompañados, desde luego, con un despliegue de notas en medios de información, empezando, como es habitual, por Televisa, cuyo dueño, Emilio Azcárraga, ordenó a sus conductores de noticieros Joaquín López Dóriga y Carlos Loret de Mola que exhibieran una foto donde aparezco con Abarca y su esposa, imagen que, según ellos, demostraba fehacientemente mis nexos con esa familia.

“Afortunadamente, cuento con autoridad moral para enfrentar y salir ileso de las calumnias de los integrantes de la mafia del poder, a quienes, por cierto, se les debería de investigar, porque es público y notorio que Salinas, Peña, Beltrones, Camacho y Gamboa, es decir, detentan riquezas mal habidas. entre otros, poseen enormes fortunas que jamás podrían justificar como lícitas, ”, asegura.

Dice que si en México hubiera democracia y legalidad, Peña ya estaría siendo juzgado –es sólo un ejemplo– por la suntuosa residencia de 7 millones de dólares que le facilitó “el contratista predilecto de su gobierno”.

Los potentados están pensando que pronto se volverá a la normalidad, que cesarán los cuestionamientos y que ellos se mantendrán en el poder como si nada hubiera pasado. Esta actitud ha quedado de manifiesto en estos últimos días, cuando en vez de atender nuestra demanda de cambio de política han profundizado sus prácticas autoritarias y corruptas, expone.

Lo que muestra con más claridad su insensibilidad, señala, es el rechazo a crear una comisión de la verdad, independiente, integrada por personas de prestigio moral intachable, que vayan al fondo en el caso de los 43 jóvenes desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa para que se castigue a los autores materiales e intelectuales de estos crímenes de lesa humanidad, así como a los representantes del Estado y del gobierno involucrados en la tragedia.

“El intento del procurador de dar un carpetazo a la investigación correspondiente, el viernes 7 de noviembre, por la tarde, en víspera del viaje a China de Enrique Peña Nieto, demuestra que están actuando como si no hubiésemos superado las épocas del exterminio porfirista, de los asesinatos de Huitzilac o de la masacre de Tlatelolco, es decir, como si fuera posible gobernar el país del siglo XXI con el autoritarismo del siglo antepasado o de hace medio siglo” comenta.

X. No hay más salida que la renuncia de Peña Nieto. Por todo lo anterior, es mi deber como ciudadano, expresar que no veo otra opción para enfrentar la actual decadencia que no sea la renuncia de Enrique Peña Nieto. No es un asunto de animadversión hacia esta persona, y menos aun pretendo contribuir a desestabilizar a la nación.

“Por el contrario, soy un militante convencido de la no violencia, mi propuesta es responsable y significa encontrar una salida ordenada y pacífica a la crisis. Creo sinceramente que el proceso de degradación progresiva que padece el país exige un cambio urgente de régimen, porque sin ello, seguirán multiplicándose las calamidades y no se logrará el renacimiento de México.

“Ojalá Enrique Peña Nieto entienda que nadie tiene derecho a tratar de imponer al pueblo su voluntad y su capricho. Ojalá los de la mafia del poder, por el bien de todos, también renuncien a buscar el botín y no el honor. México y su pueblo merecen un mejor destino, menciona.

Aseguró que “hay antes y un después” del crimen en contra de los 43 estudiantes e hizo un recuento: “El 29 de octubre, por este medio, me dirigí a Jesús Murillo Karam, procurador general de la República, anunciando que le enviaría un escrito denuncia contra la mafia del poder”.

En su publicación en la red social, recordó a Murillo Karam que fueron dos denuncias que interpuso: la primera fue el 15 de junio de 2009 en contra de un grupo de la misma asociación delictuosa y la segunda fue el 5 de febrero de 2014, en contra de Enrique Peña Nieto por el delito de por el delito de traición a la patria.

López Obrador expresó que la nueva demanda de justicia no corra la misma suerte que en las dos anteriores.

∞∞∞∞∞

 

 

 

Artículos Relacionados

  1. Informa Ricardo Monreal que el próximo lunes entregará a Eruviel Ávila pruebas del fraude electoral
  2. Mancera Espinosa es mucho mejor que Peña, Ávila, Osorio, Videgaray o Murillo, asegura López Obrador
  3. MORENA propondrá que se eleve a rango de ley el derecho del pueblo al bienestar, anuncia López Obrador