Nada de violencia, solo la esperanza: AMLO

Comunicado c-073
México, Distrito Federal, a 9 de noviembre de 2012

En su nuevo libro AMLO llama a asimilar derrotas, resistir, avanzar, caer y levantarse. Y en entrevista con Reporte Indigo, el líder de la izquierda deja en claro que las marchas pacíficas del primero de diciembre serán para recordar al régimen que su República Amorosa está viva para el 2018

POR RAMÓN ALBERTO GARZA
REPORTE ÍNDIGO

Asimilar derrotas, resistir, avanzar, caer y levantarse. En esas cinco palabras resume Andrés Manuel López Obrador su lucha política, su movimiento pacífico para cambiar el rumbo de un México al que califica de injusto y desigual.

Y no es simple retórica. Lo ejemplifica con el caso de su natal Tabasco en donde hace tres sexenios le robaron la elección. Y hoy es un perredista, Arturo Núñez, el que despacha como gobernador.

Lo tiene también en el ejemplo del prócer mexicano que mas admira, Francisco I. Madero, quien una y otra vez fue derrotado, pero siempre resistió, volvió a la lucha y triunfó.

Las reflexiones del político que el pasado primero de julio lograra una votación histórica de 16 millones para la izquierda mexicana vienen de su nuevo libro que en el título lleva su mensaje: No decir adiós a la esperanza.

Y en entrevista con Reporte Indigo, el que fuera candidato del Movimiento Progresista revela los pormenores de su reflexión literaria editada por Grijalbo sobre la elección presidencial del 2012.

López Obrador advierte sobre las diferencias entre el 2006 y el 2012.Dice que mientras en el 2006 fue un operativo electoral, con fraude en las urnas, el del 2012 exhibe una insultante compra del voto entre los más necesitados. Pero desde su República Amorosa los entiende y los justifica.

“… La culpa no recae en quien por necesidad vende su voto sino en el que se aprovecha de la miseria del pueblo. Es como si sólo se juzgara a Esaú por haber vendido su herencia por un plato de lentejas y no a Jacob, quien se valió del hambre de su hermano”.

El ex candidato del Movimiento Progresista reitera y detalla la conformación de un núcleo de poder supremo comandado por Carlos Salinas y 30 personajes políticos, empresariales y mediáticos.

“En la actualidad Salinas está en permanente actividad política. Es indudable que operó para imponer a Peña Nieto; tiene dominio sobre Manlio Fabio Beltrones, antes jefe de los senadores y ahora de los diputados; sucede lo mismo, como ya vimos, con Emilio Gamboa; se le cuadra Elba Esther Gordillo….

“… El actual presidente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, es salinista; le obedecen ministros de la Corte y gobernadores, tiene una gran influencia en los dirigentes del PAN, en particular, sobre Luis H. Álvarez y Diego Fernández de Cevallos, con quienes estableció relaciones de complicidad desde el tiempo de su gobierno”.

Espera poco de Enrique Peña Nieto como presidente. “La verdad no espero nada bueno, la gente también así lo ve. A pesar de que regresa el PRI a la presidencia, nadie festeja. Hay como duelo nacional, porque el pueblo tiene instintos certeros, saben que nada bueno se puede esperar, saben que desgraciadamente va seguir la pobreza, la inseguridad y la violencia por México”.

Sostiene que cuando el pueblo decide ser dueño y constructor de su propio destino, no hay nada ni nadie que pueda impedirlo.

Y como muestra dice que muchos ciudadanos de clase media que antes hasta lo insultaban, ahora han aprendido a respetarlo y por primera vez votaron por él.

Aquí reconoce el llamado “parteaguas” que a su movimiento le dieron empresarios como el regiomontano Alfonso Romo, quienes antes lo atacaban y ahora son simpatizantes e impulsores de su causa por un México mas justo.

López Obrador reitera su filosofía de la creación de una República Amorosa, con dimensión social y grandeza espiritual, regida por tres principios: la honestidad, la justicia y el amor.

El líder es optimista frente a la derrota. Su actitud al futuro es esperanzadora. “Ahora que iniciamos una nueva etapa, que vamos a recomenzar porque así lo exigen las circunstancias, hagámoslo con el mismo entusiasmo de siempre”.

Descarta su retiro de la política y dice que los que lo quieren jubilar son su adversarios. Pero que en la conformación de Morena como partido politico está el destino de sus próximos años.

“Cuando necesitemos fortalecer nuestras convicciones, emulemos a Juárez cuando decía: ‘que el enemigo nos venza o nos robe, si tal es nuestro destino; pero nosotros no debemos legalizar un atentado entregándole voluntariamente lo que nos exige por la fuerza’.

“Y cuando nos falte idealismo, pensemos en ese extraordinario luchador social, Ricardo Flores Magón, que decía:

“Cuando muera, mis amigos quizá escriban en mi tumba: ‘aquí yace un soñador’, y mis enemigos: ‘aquí yace un loco’. Pero no habrá nadie que se atreva a estampar la inscripción: ‘aquí yace un cobarde y un traidor a sus ideas’”.

RAG: Andrés Manuel López Obrador, ¿qué te motivó a hacer este libro?
AMLO: Siempre que termina una etapa y comienza otra escribo algo para dejar un testimonio, para dar mi punto de vista. Y ahora pues estamos terminando una etapa y estamos iniciando otra, y quise dar a conocer como vi todo este proceso, lo relacionado con la elección presidencial del 2012.

El libro tiene 3 grandes capítulos, uno que es precisamente de la campaña presidencial. Con un antecedente sobre los que mandan en México, porque a final de cuentas pues a ese grupo fue al que enfrentamos, No fue a Peña Nieto ni al PRI o al PAN. Son los 30 que mandan, encabezados por Carlos Salinas (…)

El segundo capítulo es sobre el fraude. Lo cuento, hablo también dando antecedentes de lo que han sido los fraudes en México. Somos campeones en fraudes electorales en el mundo. No hay democracia en el país, es la asignatura pendiente.

Pero cada fraude tiene su peculiaridad, son distintos. Este fraude fue distinto al del 2006. Este fraude tuvo como distintivo el uso de dinero a raudales para traficar con la pobreza de la gente. Ahí está la clave para entender lo que sucedió.

Ganamos en las ciudades, la clase media votó por nosotros. La población mas libre, menos controlada, menos necesitada, votó en libertad. Sin embargo, en colonias populares traficaron con la pobreza de la gente.

Yo no culpo a quienes por necesidad entregan su voto o entregan su libertad porque la pobreza es algo muy duro. Es fácil, o relativamente fácil decir ‘no vendas tu dignidad, no vendas tu libertad, no vendas tu voto, no vendas tu voluntad’, pero cuando se está pensando en comer, en sobrevivir, pues la situación es distinta.

Aquí la perversidad está en quienes trafican con la necesidad de la gente (…) Y el tercer capítulo, en efecto yo coincido contigo, es el mejor porque es el de ver hacia adelante.

> El que habla de la esperanza…
Así es, y así se llama el libro: “No decir adiós a la esperanza”. Porque después de un fraude queda mucha tristeza, desencanto, frustración, y tenemos que entender que son procesos lentos, difíciles pero sublimes, fundamentales en la historia de los pueblos. Lleva tiempo, pero se puede.

> De hecho tú mencionas a lo largo del libro varios ejemplos. Hablas mucho de asimilar la derrota, de resistir, de avanzar, de caer y levantarse…
Sí, no es en vano luchar por un ideal, nunca.

> Me llama la atención dos cosas. Uno, repites la palabra esperanza respecto a tu libro anterior: “Entre la historia y la esperanza”.

Sí, es que es interesante porque fíjate que escribí ese libro en 1995, en Tabasco.

> Tabasco ya está en manos del PRD y Arturo Nuñez ratifica lo que estás diciendo.

Así es, porque hay una parte del libro, que incluso reproduzco en ese libro que escribí en el 95, en donde hablo de que fue muy difícil iniciar el 88. En Tabasco no había oposición.

Decían que era darnos contra la pared. Porque no había tradición democrática (…)

> Y aún así pues sí estaban contra la pared, recordemos la famosa negociación entre Madrazo y Zedillo, frustrada por Beatriz Paredes.

Sí, pero fue iniciar, trabajar, organizar, recibir reveses, levantarnos, esa es la forma.

> Y finalmente ganar…

Hasta la victoria, ¿no? No perder la fe, no perder las esperanzas y hasta adelante. Y hay algo en el libro que es importante, podríamos decir que es la tesis. Que en todo este proceso se busca un ideal pero en la búsqueda de ese hermoso ideal de que triunfe la justicia sobre el poder, se van obteniendo victorias parciales.

Y lo más importante no solo es lo político. Esto de que después de 83 años en Tabasco gobernará el movimiento democrático, eso es importante pero lo más importante es el cambio de mentalidad.

Cómo la gente va cambiando y eso yo creo que es lo básico (…)

Esa es una forma de verlo, pero la otra es la tesis. Se puede ser feliz buscando la felicidad del prójimo.. o sea, ya asimilemos de que si nuestra existencia la dedicamos a servir a los demás, podemos ser felices.

> Me llama la atención el espíritu que sigue permeando y mas intensamente de la felicidad. Primero, se lo dedicas a los bien amados y a las bien amadas.

Sí, porque los quiero mucho, a mucha gente.

> Luego mencionas citas, pasajes bíblicos, el antiguo testamento, citas a Buda; permea mucho el asunto espiritual dentro del movimiento.

Sí. Es fundamental. Es lo que nos mueve y es lo que puede llevar a una auténtica, a una verdadera transformación. El que se entienda que podemos vivir, o que vinimos al mundo a servir y no a que nos sirvan.

Que tenemos que poner nuestro conocimiento, nuestro talento, nuestro carisma al servicio de los demás, eso es la esencia. Y esto ha estado siempre en la historia de la humanidad.

Hago mención de los griegos, de Aristoteles, 350 años antes de Cristo, está planteando que la política tiene que ver con el amor y con la felicidad.

Profetas, grandes maestros de todas las religiones plantean lo mismo. En el antiguo testamento se habla y lo menciono en el libro, de que debemos de ser humanos, generosos, con viudas, con huérfanos, con los pobres, con los que sufren.

Y se piensa también que esto está muy vinculado a lo religioso. No necesariamente. El ser humano creyente o no creyente siempre busca o debe de buscar ser solidario, ser fraterno (…)

Eso lo tenemos los mexicanos y eso es lo que yo planteo, que rescatemos para regenerar la vida pública, tenemos esos valores.

> ¿Qué fue diferente en el 2012 al 2006 en cuanto a lo que vamos a llamar “el nuevo fraude”?

Mira ahora hubo más participación de clases medias, a diferencia del 2006. Nosotros tuvimos más apoyo en el 2006 en sectores populares, en la gente más pobre del medio rural y del campo. Y ahora fue distinto porque aunque los pobres en las encuestas me identificaban como la posibilidad de apoyarlos, de ayudarlos, de sacar a muchos de la pobreza –15 millones de mexicanos están en la pobreza extrema y ese fue mi compromiso– pues venció el dinero, se impuso el dinero.

Esa fue una diferencia sustancial. También tuvieron más efecto los medios en el 2006 que ahora, porque hubo un despertar ciudadano y no les alcanzó lo mediático ahora.

> Podemos hablar de dos quiebres, tú hablas por ejemplo del caso Salinas con dos brazos operadores que son el económico y el mediático. En el económico, por ejemplo, tuviste un grupo de empresarios que te apoyaron. Y en la parte mediática hubo más medios que se abrieron.

Sí, hubo más libertad, pero también no olvidemos que la imposición de Peña Nieto tuvo inicialmente como fundamento la publicidad, lo mediático. Televisa quería imponerlo y lo fue proyectando desde hace seis años.

Hicieron toda una telenovela con Peña Nieto, con actrices, actores, todo lo que ya sabemos. Y ellos pensaron que con eso era suficiente y no les funcionó. Tuvieron que recurrir a la compra del voto (…)

> ¿No sientes que en 2012 se repitió el fenómeno 2006 a la inversa, es decir, en 2006 el PRI trasvasa votos al PAN para que Calderón gane vía el Tucom, vía Elba Esther y los 6 gobernadores y que ahora en el 2012 es el PAN el que en estados como Guanajuato, Jalisco, la Ciudad de México, el Estado de México, trasvasan votos?

Totalmente de acuerdo. Se volvieron a poner de acuerdo, se entendieron. Bueno, que más se puede decir si Fox llamó a votar por Peña Nieto y Espino también. O sea de eso no hay duda, e incluso Calderón se arregló con Peña, se pusieron de acuerdo para impedir que se llevara a cabo un cambio en el país (…)

> ¿Qué cosas buenas te deja la elección del 2012, qué lecciones positivas te deja?

Dieciséis millones de votos de mujeres y de hombres libres. No entregamos despensas, ni materiales de construcción, ni dinero, ni tarjetas Soriana, ni tarjetas Monex. O sea, 16 millones de ciudadanos, eso es una cosa extraordinaria porque también puedo decir sin duda y sin ofender a nadie, que es el sector de la población más politizado de México.

Eso es lo extraordinario y es lo que nos indica que por ahí tenemos que ir. O sea necesitamos seguir avanzando para crear más conciencia.

La diferencia, esto lo planteo en el libro, entre nuestro movimiento, que quiere una transformación por la vía pacífica, y un movimiento armado, es que un movimiento armado pues solo requiere de que estén conscientes un grupo, una vanguardia, no toda la sociedad (…)

La pasada elección demostró que sí se puede porque todo esto lo logramos de manera conjunta, jóvenes convenciendo a sus padres, maestros convenciendo a sus alumnos, médicos que en sus consultorios convencían a sus pacientes, el papel de los empresarios, el papel de Monterrey.

> ¿Cuál fue el papel de Monterrey?

Fundamental, porque se abrió la posibilidad de la comunicación con los empresarios, de quitar los miedos, toda esta campaña en contra mía de que yo era un peligro para México, que era yo Chávez, todo esto yo lo podía explicar y decir “no es cierto”, pero necesitaba yo gente que me ayudara a convencer a otros.

El caso, por ejemplo, de Alfonso Romo fue extraordinario y me ayudó muchísimo, nos ayudó mucho. Me entrevisté, y eso lo digo en mi libro, con Romo. No lo conocía y me entrevisté con él hace como un año, comimos.

Me llamó la atención su forma de ser, es un hombre con pasión, y aunque era uno de los que pensaba que yo era un peligro para México, hablamos, nos pusimos de acuerdo. Entendió de lo que se trata, que es un cambio que conviene a todos, es la renovación de este país, es sacar a México del atraso en que se encuentra.

Nos volvimos a reunir, le pedí que me ayudara, decidió hacerlo y digo en mi libro que me puse a pensar por qué un hombre así, con recursos económicos y con una posición cómoda decidía ayudarnos y ahí explico que la única respuesta, puedo estar equivocado, es la cuestión de los genes, de que Alfonso Romo es bisnieto de Gustavo Madero y, aunque creo yo que los hombres rebeldes se forman a partir de las circunstancias, en este caso, creo que sí son los genes.

¿Y por qué no, si los Madero lo arriesgaron todo, hasta la vida, por defender con arrojo una causa justa?

Entonces por eso Romo, con mucha decisión, se echó para adelante, yo le agradezco mucho, y otros empresarios de aquí de Monterrey –y Monterrey tiene muy buena fama– y si los empresarios de Monterrey ayudan, aprueban algo, abre las puertas para el país y eso fue lo que pasó.

Eso sucedió, me fue bien después en Tijuana, Coahuila, Jalisco, Mérida, pero por el efecto de Monterrey. Incluso hasta en el Tecnológico.

> A ver, queda la sensación en quienes buscaban siempre el conflicto, de ¿qué va a hacer Andrés Manuel ahora, se irá a lanzar por la via de la violencia o se irá a hacer protestas públicas otra vez?

Son circunstancias distintas. Mira, en 2006 tuvimos que hacer lo del plantón de Reforma, porque si no lo hacíamos –y puedo estar equivocado – creí en ese momento de que iba a haber violencia.

Lo hicimos para que no hubiese violencia y afortunadamente logramos de que no hubiese confrontación. No se rompió ni un solo vidrio.

Sin embargo, mediáticamente nos atacaron mucho. Nos afectó mucho, yo te puedo decir que estoy tranquilo porque evitamos la violencia. Eso nos hubiese afectado, se hubiese desbordado. En 2012 fueron otras circunstancias (…)

> Se habla mucho de las movilizaciones del primero de diciembre.

Sí, lo vamos a hacer.

> ¿Cuál es la intención?

Que no se consuma la imposición.

> ¿Es un acto de protesta?

AMLO: Es un acto de protesta pacífica en todas las plazas públicas. Nuestro movimiento es, ha sido y seguirá siendo pacífico.

La violencia no es el camino, la violencia en vez de destruir el autoritarismo, lo perpetúa. Nosotros tenemos que darle la vuelta a la violencia.

> Y en ese sentido tú has hecho un hito en este momento al decir que te has segregado ya de los partidos tradicionales de izquierda para fundar Morena. ¿Qué pasó con los partidos que de alguna otra manera te apoyaron para estar aquí?

Yo me deslindo de los partidos progresistas en muy buenos términos, pero hablé con mi gente y les expliqué que necesitamos hacer algo nuevo.

Se requiere algo distinto y en ese sentido creo que tenemos razón porque ahora que se está consultando a la gente si quieren que Morena se convierta en partido, y la mayoría quiere.

(…) Hay muy mala fama de los partidos, sin embargo, la gente en la consulta que se está haciendo el 80 por ciento quiere que Morena sea partido. La única explicación a esto es de que la gente está pensando de que Morena va ser distinto, que va ser una opción limpia. Y ese es nuestro compromiso.

> ¿En cuánto tiempo crees tú que puedas constituir el partido político?

Mira, el requisito es tener 60 mil militantes, hacer 20 asambleas estatales de 3 mil militantes por asamblea.

Nosotros vamos a hacer 32 asambleas, de 3 mil y haremos asambleas de 10 mil o 40 mil a 100 mil. O sea, no habrá problema y el año próximo, o en 2014, el IFE tiene que entregar el registro y se va participar electoralmente hasta el 2015.

> ¿Cómo se ve López Obrador en 2018?

Está lejos todavía, en el libro hablo del tema.

Mis adversarios, como es natural, quieren que yo me jubile. Argumentan que ya estoy cansado, que me he avejentado. La verdad que yo entiendo que no les guste, que yo esté en activo, que me quieran jubilar, eso lo tiene que decidir la gente y a eso me atengo. Que sean los ciudadanos los que decidan.

Creo que un liderazgo funciona en tanto no exista una organización ciudadana para lograr el propósito que se tiene, en este caso de transformar a nuestro país.

Cuando ya existe esa organización, eso es lo que estamos buscando con Morena, pues ya ese liderazgo ya no es importante, el líder debe de borrarse.

Yo voy a luchar toda la vida, eso sí, pero el liderazgo lo voy a ejercer en tanto se tenga una organización ciudadana que tenga como propósito la transformación del país, que tenga valores, que tenga principios, que tenga ideales. Ya no hace falta el liderazgo.

Y acerca de si voy a ser candidato o no voy a ser candidato de nuevo, eso esta también en los ciudadanos. En su momento.

> ¿No crees que esta acción de Morena pulveriza todavía más la fragmentada izquierda mexicana?

No, porque nos podemos reunir en circunstancias que valgan la pena. Si se trata de transformar al país, si se trata de defender a los ciudadanos ante el autoritarismo, hay que estar atentos a eso, que estos que llegan son muy dados al uso de la mano dura (…)

> ¿Qué sabor te queda del sexenio de Calderón?

Se perdió la oportunidad de llevar a cabo una transformación, un cambio. Se agravaron las cosas, Calderón llega sin legitimidad porque no gana la presidencia, pero tampoco demuestra capacidad en el ejercicio del poder. No se legitima en el poder, al contrario, produce tragedia, desgracias para millones de mexicanos.

Se va con la protección de los que mandan en el país, pero no va a poder vivir con su conciencia tranquila. Eso lo que puedo decir.

La verdad, no odio a nadie, ni a Salinas, ni a Calderón. Lo compadezco, porque no creo que vaya a vivir con su conciencia tranquila.

> ¿Qué esperarías de Enrique Peña Nieto como presidente?

Muy poco. Es otro empleado, con todo respeto a los empleados. Es un pelele, es un títere. Esa es una de las características del poder en México en nuestro tiempo. El presidente no manda, obedece. Son los 30 que tienen el poder.

> ¿Es un gerente general, no el director de la empresa?

Sí, es como un administrador (…) Ahora son 30 los que mandan, encabezados por Salinas, y ellos deciden quién debe administrar al país. Está totalmente acotado, atado, por eso escogieron a Peña, por eso no me permitieron a mí llegar esta vez. Ya van dos veces, pero vamos a seguir insistiendo.

La verdad no espero nada bueno, la gente también así lo ve. A pesar de que regresa el PRI a la presidencia, nadie festeja. Hay como duelo nacional, porque el pueblo tiene instintos certeros, saben que nada bueno se puede esperar, saben que desgraciadamente va seguir la pobreza, la inseguridad y la violencia por México.

Por el profundo amor que le tengo a mi patria desearía yo estar equivocado.

Reflexiones de dos elecciones

En un libro editado por Grijalbo, Andrés Manuel López Obrador revela los pormenores de la elección presidencial de 2012.

Además analiza las diferencias entre los últimos comicios y los de 2006. Dice que en el primero se dio un operativo electoral, mientras que en 2012 hubo compra de votos.

Sobre la portada AMLO explica: “Es una niña que se me acercó en Sonora con su mamá y vino a tomarse una foto conmigo y escogí la foto porque es entrañable”.

∞∞∞∞∞
Documento c-073

Artículos Relacionados

  1. Sólo sufrimiento generó la desastrosa gestión de Calderón: AMLO
  2. Actuamos de manera responsable, por la vía pacífica y no vamos a caer en la trampa de la provocación y la violencia: AMLO
  3. Nada se ha hecho por evitar que los presupuestos públicos de los estados se desvíen para apoyar a Peña: AMLO