No se van a expropiar ni a privatizar bienes de la nación: AMLO

Palabras de Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia de la República por la coalición Movimiento Progresista, en el foro de Ciencia, Tecnología e Innovación, que se realizó en el Teatro Metropólitan

 

Amigas, amigos. Estudiantes, maestros, investigadores, intelectuales, trabajadores, universitarios.

 

Me da mucho gusto compartir con ustedes estos momentos, participar en la presentación de los lineamientos generales de la propuesta en materia de educación, ciencia y tecnología.

 

Voy a ser breve porque lo sustancial ya fue dicho, lo que nos convocó a esta reunión.

 

Quiero decir que la propuesta en general para la transformación del país se sintetiza en tres preceptos básicos: Honestidad, justicia y amor. A los que nos les gusta lo del amor, le pueden llamar de otra manera, como humanismo o fraternidad o como se quiera interpretar.

 

Honestidad, ya lo he dicho, como algo fundamental, el poner la honestidad por delante, el hacer de la honestidad una forma de vida y también una forma de gobierno.  Elevar a rango supremo este valor y esta virtud.

 

Este valor que tenemos los mexicanos y que necesitamos exaltar para renovar la vida pública, para contrarrestar el avance de la mancha negra de corrupción y deshonestidad que está destruyendo a nuestro país.

 

La honestidad también nos va a permitir, nos va a dar recursos. ¿Qué es lo que estamos planteando para financiar el desarrollo? es una formula nuestra, mexicana, que vamos a patentar, porque nos plagian muchas cosas.

 

Es una fórmula sencilla. Es poder financiar el desarrollo combatiendo la corrupción, con austeridad y terminando con los privilegios fiscales. No con la otra fórmula de querer financiar el desarrollo, hablar, porque ni siquiera se ha materializado o llevado a la práctica, de que si se privatiza hay crecimiento.

 

Ya se probó que eso es una mentira. Llevamos 29 años privatizando y no ha habido crecimiento, ya no hablemos de desarrollo, ni siquiera ha habido crecimiento, en términos cuantitativos.

 

Cuando estudiamos, a nosotros en la universidad nos enseñaban a diferenciar entre desarrollo y crecimiento. Nuestros maestros nos decían que lo importante era el desarrollo, porque no sólo era la creación de la riqueza, incluye también la distribución de la riqueza, el bienestar, la educación.

 

Bueno, cómo estará de mal el modelo económico que han venido imponiendo, que ni siquiera ha habido crecimiento.  En 29 años la tasa de crecimiento anual es de 2.3 por ciento, si descontamos el aumento poblacional, el resultado es cero crecimiento económico.

 

Por eso, ya esa fórmula de seguir privatizando para lograr el crecimiento es obsoleta y esto no es un asunto ideológico o meramente político, es de juicio práctico.

 

Por eso vamos a cambiar la política económica, ya no vamos a seguir privatizando, porque ya ahora lo que ambicionan es Pemex. Quieren quedarse con ese patrimonio que es la renta petrolera.

 

Aquí me llevaría tiempo explicar por qué eso no conviene a los mexicanos, es más no conviene a los empresarios. Nada más doy dos datos.

 

Primero si se privatiza Pemex, si se entrega la renta petrolera, cómo vamos a tener presupuesto, si actualmente, aún con la corrupción y la mala administración que hay en Pemex, la empresa aporta alrededor de un billón de pesos al presupuesto nacional.

 

Si no se tiene a Pemex, de dónde se va a tener presupuesto. Me pueden decir que las empresas van a pagar impuestos. Pero eso no sucede, no sucede y no invento. Las diez más grandes corporaciones de nuestro país contribuyen, tienen ingresos equivalentes a los de Pemex: un billón 300 mil millones, por ingresos, y aportan 65 mil millones de pesos. Es decir 15 veces menos de lo que aporta Pemex.

 

Entonces, cómo vamos a tapar el hueco en las finanzas públicas, si se entrega Pemex.

 

Lo segundo, el entregar Pemex significa alejar la posibilidad de industrializar al país, porque las empresas que se queden con Pemex van a actuar, como ha sucedido, como monopolios y van a manejar precios de acuerdo a sus intereses.

 

No va a haber precios competitivos. Ahora, se puede decir que Pemex es un monopolio, porque también ofrece precios elevados en combustibles.

 

Bueno, pero para eso es el cambio que estamos planteando. Qué vamos a obtener con la modernización de Pemex sin privatizar a la empresa. Cuál va a ser el resultado. Vamos a ofrecer combustibles, vamos a ofrecer insumos a precios accesibles para que se pueda industrializar al país, porque actualmente con los precios de los combustibles en México, no podemos competir en un mundo globalizado.

 

Una industria mexicana del acero tiene que pagar, en el caso de la energía eléctrica, el doble de lo que paga una industria acerera en Estados Unidos. Nosotros vamos a ofrecer estos combustibles, estos energéticos, a precios baratos y esto va a permitir que haya industrialización en  nuestro país.

 

Si se entrega Pemex se aleja esa posibilidad. Por eso no queremos más privatizaciones. También quiero ser claro. No vamos a expropiar, no vamos a cancelar concesiones que ya se han entregado. Ni más privatizaciones ni expropiaciones.

 

Si yo hubiese estado en la responsabilidad de gobierno no hubiese yo entregado tantas concesiones para la explotación minera, como lo han hecho, que representa el 25 por ciento del territorio nacional. Pero no vamos a revocar esas concesiones.

 

Vamos a garantizar que haya legalidad para la inversión, pero ya no se van a seguir entregando estas concesiones, se va a parar toda esa política de entrega de bienes de la nación, de bienes de los mexicanos.

 

Tampoco vamos a financiar el desarrollo aumentando impuestos, creando impuestos nuevos o endeudando al país. Lo vamos a hacer con esta fórmula, a la que he hecho referencia: combate a la corrupción, que nos va a permitir ahorrar 300 mil millones de pesos desde el primer año.

 

Austeridad republicana. Les digo que cuando invité a Juan Ramón a participar, me dijo: Sí, y estoy consciente de que va a haber austeridad y de que vamos a ganar la mitad de lo que ganan los actuales servidores públicos. Pensamos ahorrar también  300 mil millones.

 

También aclaro que estamos hablando de reducir los sueldos del tres por ciento de todos los que trabajan en el gobierno y no del 97 por ciento restante de los trabajadores al servicio del estado. El 3 por ciento se lleva el 26 por ciento del monto que se destina a sueldos en el presupuesto nacional.

 

Lo explico. Lo que se destina en sueldos, lo que cuesta la nómina al año, es de alrededor de 800 mil millones. Esa es la nómina del gobierno. De esa nómina, el 3 por ciento se queda con 200 mil millones. Estamos hablando de sueldos y prestaciones.

 

Lo que propongo es reducir a la mitad los sueldos de ese 3 por ciento y sólo con esta medida vamos a tener un ahorro por 100 mil millones de pesos. Y ¿se va a perjudicar mucho a los altos servidores públicos? No. Un ministro de la Corte en Brasil gana tres veces menos que un ministro de la Corte de nuestro país. Un secretario gana en México el doble de lo que gana su similar en Brasil. También un diputado y un senador de México gana el doble de lo que gana un diputado y un senador en Brasil.

 

Entonces, no estamos planteando nada extravagante. Lo cierto es que los altos funcionarios públicos de México son de los mejores pagados del mundo y tenemos que aplicar la máxima juarista de que el servidor público tiene que aprender a vivir en la justa medianía. No puede haber gobierno rico con pueblo pobre.

 

Entonces, combate a la corrupción, austeridad y terminar con los privilegios fiscales. Vamos a tener recursos para impulsar el desarrollo –también las pensiones de los ex presidentes se van a revisar— y el crecimiento. La propuesta es crecer al 6 por ciento para generar un millón 200 mil empleos cada año y un total de siete millones en el sexenio.

 

Cómo se le va a hacer. Impulsando actividades productivas, con proyectos de desarrollo regional. No estamos planteando que sólo la inversión pública nos permita lograr el crecimiento del 6 por ciento, no se podría, no alcanzaría la inversión pública. Se requiere la asociación de inversión pública y privada y también la participación del sector social.

 

Vamos a aumentar la inversión pública, que es mínima actualmente. Va a aumentar considerablemente, pero solo se va a utilizar como capital semilla, para invitar a participar a inversionistas privados y se tomará en cuenta en todos los proyectos al sector social de la economía.

 

Vamos así a crecer y, desde luego, habrá justicia. Cómo pensamos enfrentar el grave problema de la desigualdad y de la pobreza. De dos formas. Echando a andar la economía, con crecimiento; si hay trabajo y buenos salarios, solo se sale adelante, la gente puede por sí misma resolver otras necesidades fundamentales: salud, educación, vivienda y todo lo que tiene que ver con el bienestar.

 

Pero al mismo tiempo tenemos que atender a muchos mexicanos que no podrían salir de la pobreza sin el apoyo externo. El círculo de la pobreza, la esfera de la pobreza, exige el apoyo externo. Si no interviene el Estado, no se puede sacar de la pobreza  a muchos mexicanos.

 

En todo esto la educación juega un papel fundamental y relevante. Ya lo hemos dicho y además es sabido, aquí se dice de mejor forma, aquí ustedes que son académicos y maestros, saben sobre la importancia de la educación para el desarrollo, democracia, el disfrute de la vida y ahora también la seguridad, la paz social.

 

Entonces, por eso vamos a impulsar mucho todo lo relacionado con la educación. Es cierto  lo que aquí planteó Juan Ramón, vamos a darle la prioridad que merece la educación, será una prioridad del próximo gobierno.

 

Lo mismo en el caso de la ciencia, la tecnología y la innovación y qué bueno que está el doctor Drucker, a quien invité a participar por el criterio que estamos utilizando, de convocar a los mejores, mujeres y hombres, la gente con más conocimiento. También gente honesta y con una dimensión social.

 

Así estamos integrando este equipo de trabajo.

 

Entonces, el equipo es importante. Tenemos el proyecto en lo general y en lo específico que tiene que ver con la educación, la ciencia, la tecnología y se habló de la cultura. Va a estar Elenita Poniatowska como secretaria de Cultura. Es el proyecto de transformación y el equipo.

 

Yo tengo mucha confianza en quienes van a formar parte del próximo gabinete, la verdad es que son gente muy destacada en cada una de sus áreas de conocimiento, de experiencia.

 

¿Por qué actúo de esta manera? Conozco la historia. Sé lo que fue el gabinete del presidente Juárez. El mejor gabinete que ha habido en la historia de nuestro país. Él supo rodearse de lo mejor de su tiempo. Eran hombres, en ese entonces participaban menos las mujeres, que parecían gigantes. Muchos de ellos hasta con más conocimiento sobre ciertas materias que el presidente. Nada más que el presidente tenía lo suyo, tenía por ejemplo esa capacidad de coordinar a personalidades con carácter, que al armonizarlos, logró nada más menos que la restauración de la República.

 

Entonces, el equipo es fundamental. Yo me siento muy honrado de que Juan Ramón de la Fuente haya aceptado la propuesta de que sea el próximo secretario de Educación de nuestro gobierno.

 

Miren, él va a tener, como todos los secretarios, autonomía. Se va a trabajar en equipo, pero va a tener capacidad para decidir, todas las facultades y al mismo tiempo las responsabilidades, pero facultades amplias.

 

Una labor educativa histórica fue la que realizó José Vasconcelos. Si se pregunta a algunos quién era presidente en ese entonces, a lo mejor no se va a saber, no nos vamos a acordar quién era el presidente, pero sí nos acordamos de la labor educativa de José Vasconcelos.

 

Eso es lo que quiero. Que cada secretario imprima su sello, su característica, en un esquema general de gobierno verdaderamente democrático.  Es Juan Ramón de la Fuente y René Drucker, un científico, y quién más para la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación.

 

También me llena de satisfacción que René esté apoyándonos. Va a tener también libertad para que logremos esos propósitos y metas de impulsar la ciencia, la tecnología y todo lo que tiene que ver con la innovación.

 

Nada va a ser fácil, porque se han esmerado en destruir lo que se tenía. Una característica de este periodo neoliberal es que han apostado a desmantelar y a destruir. Ha sido un retroceso, han apostado, como se decía en el siglo XIX a retrogradar en todo.

 

Se hablaba, Juan Ramón y también lo ha dicho el doctor Drucker, sobre lo que era el Instituto Mexicano del Petróleo, tenía tecnología de punta en materia petrolera. Hace 30 años, en Brasil ni siquiera había petróleo y ahora no sólo tienen el petróleo, sino que tienen un desarrollo tecnológico de primer orden.

 

Y nosotros involucionamos, porque se esmeraron en destruir lo que había. Todavía hasta los años setenta u ochenta, el Instituto Mexicano del petróleo era ejemplar. Empezaban a vender petróleo crudo al extranjero y se olvidó de la importancia que tiene la ciencia y tecnología en la materia y en otros campos.

 

Entonces, va a costar, pero tenemos que hacerlo. En muchos casos vamos a reconstruir el país, como el caso de las plantas petroquímicas, que dejaron que se convirtieran en chatarra. Todo lo que se había logrado en la industria petroquímica dejaron que se arruinara, teníamos hasta una planta para fertilizantes. La destruyeron, privatizaron y ahora compramos los fertilizantes, teniendo nosotros la materia prima.

 

Entonces, va a costar reconstruir al país, levantar a México, pero lo vamos a hacer y ese es el propósito.

 

Y, les digo que también estoy muy contento y satisfecho de que me va a acompañar en la conducción del gobierno, Marcelo Ebrard como secretario de Gobernación.

 

Vamos a trabajar en equipo. Anoche se terminó una etapa con lo del debate, ya lo teníamos planeado, calculado y hoy comenzamos una etapa nueva en la campaña.

 

Vamos ahora, en esta etapa, a informar más a los ciudadanos. La información es la clave, yo por eso insistí mucho anoche en informar, en informar y ese es nuestro trabajo: informar, concientizar, orientar, por lo que estamos enfrentando. Ya saben ustedes, no lo voy a repetir. Ayer tuve necesidad de decir las cosas como lo siento, no puede por falta de tiempo decir que no es nada personal.

 

Lo digo en serio. Está de por medio el destino del pueblo y  el futuro de la nación. Por eso, tenemos que hablar con la verdad. También la república amorosa es decir la verdad, pero queremos la reconciliación. Hasta los grupos que mandan en el país, que dominan, van a tener garantías, van a tener seguridad.

 

No va a haber persecución, queremos justicia, no venganza. Deben entender que se necesitan los cambios, se necesita un gobierno del pueblo, un gobierno para todos, no es posible que el gobierno esté convertido en un comité al servicio de una minoría, un gobierno para el uno por ciento de los mexicanos. No.

 

Va a haber un gobierno para todos los mexicanos, para los del sur, el centro y el norte del país, los que viven en el campo, para ricos y pobres, para creyentes y no creyentes, para todos. Voy a representar a todo el pueblo de México. Ese es el cambio verdadero.

 

Vamos a informar para transformar. Es importante la información. Esta etapa de campaña va a ser una jornada de información nacional y en esto me van a ayudar mucho los que están propuestos para formar parte del gabinete de gobierno.

 

Le he pedido a Juan Ramón, al doctor Drucker y a Marcelo que hagamos campaña juntos por todo el país. Además me lo están pidiendo los ciudadanos.

 

Me dicen: Oiga, que le acompañe Marcelo. Que le acompañe Juan Ramón. Que le acompañe René Drucker.

 

¿Cómo ven ustedes. Verdad que sí me tienen que acompañar? No pido que se vote, porque hay consenso. Entonces, me van a acompañar, pero también termino pidiéndoles a ustedes que también nos acompañen.

 

Que hagamos campaña todos. Esto no es asunto de un solo dirigente, de un hombre o de un equipo. Es asunto de todos. Vamos a hacer campaña, la causa lo requiere, lo amerita.

 

Estamos ante la posibilidad de lograr una transformación de fondo para el país. Recordemos qué son las transformaciones y solo ha habido tres en la historia del país: La Independencia, la Reforma y la Revolución.

 

Nosotros queremos llevar a cabo la cuarta transformación de la vida pública de México y lo queremos hacer de manera pacífica, sin violencia, con la participación organizada de los ciudadanos.

 

Este primero de julio va a ser fundamental, no dejemos pasar esta oportunidad, hagamos campaña entre todos y tengan confianza de que esto es serio. No es demagogia, no es retórica ni ambición al poder por el poder, mucho menos ambición al dinero. Queremos transformar la vida pública de México, queremos contribuir y estar a la altura de las circunstancias y ese es nuestro trabajo, función y objetivo.

 

Vamos a transformar a México con un cambio verdadero

 

Muchísimas gracias, de todo corazón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

∞∞∞∞∞

b-000201

 

Artículos Relacionados

  1. No se despojará a los ricos de sus bienes para entregárselos a los pobres: AMLO
  2. Se compromete AMLO a realizar como presidente de México todo aquello que le convenga a la nación
  3. Propone López Obrador a que los precandidatos que den a conocer sus bienes