Invita López Obrador a rescatar al campo, para rescatar a México

b12-00090

Culiacán, Sinaloa, a 13 de febrero de 2012

 PALABRAS DE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, PRECANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA POR LA COALICIÓN MOVIMIENTO PROGRESISTA, EN EL FORO RESCATE AL CAMPO Y SOBERANÍA ALIMENTARIA 

 

Amigas, amigos de Sinaloa, también invitamos de otros estados a este foro que plantea, que propone el Rescate al Campo y la Soberanía Alimentaria. Como hemos visto, como hemos constatado este foro ha sido muy fructífero, por lo que aquí se ha dicho y por la diversidad de los expositores.

Me gusto mucho el que estén representados indígenas, campesinos, pequeños productores y también empresarios del sector agropecuario como es el caso de Alfonso Romo, de don José, que siempre nos ha dado su confianza y le agradezco mucho y escuchar este último planteamiento del representante del Consejo Nacional Agropecuario, que es un planteamiento de avanzar, se trata del sector privado, del sector agropecuario, pero tenemos coincidencias plenas tanto en el diagnostico como en la propuesta.

Yo escribí este texto para esta ocasión, quiero también decirles que se están llevando estos foros en todo el país, ya estamos terminando, ya mañana es el foro de Cultura en Michoacán, pasado mañana es el foro de Pueblos Indígenas en Oaxaca, y con este foro, el miércoles se termina la precampaña.

Se han llevado a cabo ya 14 foros, de modo que se han analizado los problemas nacionales y se han hecho propuestas, se están haciendo una nueva gira del país, estoy recorriendo otra vez el territorio nacional, se han llevan a cabo mítines, asambleas en las plazas públicas, pero también se están celebrando estos foros para tener mayor claridad sobre los problemas y hacer las propuestas más adecuadas para transformar a nuestro país.

Yo escribí, les decía, este texto, para esta reunión y dice así:

La política aplicada en los últimos años, la verdad que todavía no debería a ahondar más sobre el tema, porque aquí se ha dicho, pero tenemos que subrayar, la política que han venido aplicando para el sector agropecuario y pesquero ha resultado un rotundo fracaso.

En cuanto la llamada política neoliberal, desde 1983, se inició el abandono de las actividades productivas del país en general, en su conjunto, y en particular se abandonaron las actividades productivas del campo. De manera simplista e irresponsable se decidió que en un mundo globalizado se podrían comprar alimentos y materias primas baratas en el extranjero y que no era necesario que el Estado promoviera el desarrollo del sector agropecuario y pesquero.

A partir de esta concepción neoliberal, los tecnócratas redujeron subsidios, eliminaron aranceles, permisos de importación y dejaron de considerar necesaria la inversión pública destinada al sector agropecuario. En otras palabras, dejaron sin protección a los productores y desmantelaron toda la política del fomento productivo.

Como era de esperarse, la apertura comercial, apresurada, sin límites estratégicos, pronto originó que los productores nacionales quedaran en abierta desventaja para competir con los del extranjero. Téngase en cuenta que los productores de otros países pueden vender más barato en el mercado mundial porque reciben subsidios, compensaciones, apoyos en tecnología y créditos blandos de sus gobiernos, mientras que en México los productores no gozan de los mismos beneficios y más bien están abandonados a su suerte.

Los efectos de esta política de apertura comercial se agravaron con la drástica disminución de la inversión pública destinada al sector agropecuario. Se redujo hasta casi desaparecer el crédito comercial y el de la banca de desarrollo. Por si fuera poco, el sistema de precios de garantía para los productos básicos fue eliminado con el pretexto de que era una política agrícola anticuada, aunque en Estados Unidos se mantiene bajo la forma de “ingreso objetivo” para garantizar los precios de maíz, trigo, soya, arroz, sorgo y otros productos.

Los resultados de esta otra guerra han sido desastrosos: se redujo la superficie de cultivo agrícola; se abandonaron potreros; disminuyó casi a la mitad el hato ganadero; se perdieron empleos rurales; creció la emigración como nunca; se despobló la mitad los municipios del país y aumentó la pobreza, la inseguridad y la violencia en todo el territorio nacional.

Habría que agregar que además ahora es mayor la dependencia alimentaria. Por ejemplo, en los últimos quince años, se incrementaron 400 por ciento las importaciones, para lo cual se han erogado alrededor de 180 mil millones de dólares.

En 1980, antes de la conversión neoliberal, el país importaba, aquí se habló de eso, el 27 por ciento del consumo nacional de arroz, en 2010 adquirimos en el exterior el 80 por ciento; en cuanto al maíz, las importaciones pasaron del 17 al 25 por ciento; traíamos de fuera 10 por ciento de trigo y ahora el 42 por ciento. De 1990 a 2010, la importación de carne de bovino en canal se incrementó 300 por ciento, la de huevo, 200 por ciento, la de ave, mil por ciento.

Es cierto que la agricultura de exportación ha crecido, pero no ha sido suficiente para compensar el incremento creciente de las importaciones en alimentos y materias primas. Baste decir que el déficit en la balanza comercial agroalimentaria pasó de 694 millones de dólares anuales, en el periodo 1980 a 1982, a 6 mil millones de dólares por año en el trienio 2007-2009. Hay que recordar que por cada dólar en alimentos que México importa, no sólo transfiere al exterior divisas escasas que podrían utilizarse para otros fines, sino que perdemos capacidad productiva y empleos rurales, se reducen los ingresos campesinos y aumenta la pobreza. Más aún, dejamos de aprovechar efectos multiplicadores de la actividad agropecuaria sobre la producción, el empleo y la inversión en otras ramas de la economía.

Aquí se dijo, con todo el potencial de alimentos, México es el segundo importador de alimentos en el mundo, luego de Japón, algo parecido sucede en lo que tiene que ver con los energéticos, somos productores de petróleo, y también somos de los importadores más destacados de combustibles en el mundo.

Yo tengo cuatro grandes prioridades que quiero exponer:

Uno es precisamente el rescate al campo y lograr la soberanía alimentaria; la segunda es modernizar e integrar el sector energético para utilizar el petróleo como palanca del desarrollo nacional, aquí informó a ustedes que este compromiso que voy a cumplir de que para fomentar la actividad productiva en México, para apoyar a consumidores, apoyar a productores del campo y de la ciudad, vamos a bajar el precio de las gasolinas, el diesel, el gas y el de la luz.

Hay defensores de la actual política económica, de la actual política energética, que ponen en duda el que podamos lograr, está de moda decir que hay explicar los cómos, es muy sencillo, no va a significar, no voy a profundizar, pero lo explico de breve, de manera breve, no va a significar precios adicionales, cómo es que vamos a poder bajar los precios de los combustibles, vamos combatir la corrupción de Pemex y de la Comisión Federal de Electricidad.

Se hablaba aquí de Japón, nosotros tenemos seis refinerías y estamos produciendo 2 millones 600 mil barriles diarios, pero más de la mitad de ese petróleo se vende al extranjero, tenemos materia prima, tenemos petróleo crudo.

Se refina el petróleo en el extranjero, y estamos comprando el 52 por ciento de la gasolina que consumimos en el país a precios elevadísimos, Estados Unidos tiene 149 refinerías, nosotros tenemos 6, Japón que no tiene petróleo crudo tiene 44 refinerías, por qué se sigue esa política, qué explicación se puede dar para esa actitud, si todos sabemos, y aquí se digo también en el caso del campo, que lo mejor es dar el valor agregado a la materia prima, no se generan los empleos en el país, porque materia prima, por qué ser o llevar a cabo una política que sería similar a que vendiéramos naranja y compráramos jugo de naranja.

No hay ninguna justificación económica, nos cuesta traer la gasolina nada más el flete tres pesos por litro, por qué entonces no se hacen las refinerías por el negocio de la compra de las gasolinas, se compran 400 mil barriles diarios de gasolina en el extranjero es un negocio de 30 mil millones de dólares, y nadie sabe de los que estamos aquí quién es el encargado de ese negocio. Entonces nada más terminando con esos negocios, y lo mismo pasa en la industria eléctrica, terminando con esos negocios vamos a poder bajar precios a los combustibles, vamos a construir cinco grandes refinerías en el país para de dejar de comprar las gasolinas e impulsar del desarrollo del país.

Generación de empleos y el combate a la pobreza, ese mi tercera, vamos a echar a andar la economía, a que haya crecimiento para que haya empleos y se va a combatir la pobreza, no solo por razones humanitarias, sino para poder serenar al país, todo lo que se está pasando de inseguridad y de violencia se debe a que no hay oportunidades ni trabajo, ni de estudio para los jóvenes, todo esto se originó porque se le canceló el futuro a millones de mexicanos, raro sería que sin crecimiento en la economía, como ha sucedido, llevamos 30 años sin crecimiento económico, sin generar empleos, que no hubiese inseguridad y violencia.

Por eso tenemos de echar a andar la economía, generar empleos y combatir la pobreza, esa es la tercera prioridad

Y la cuarta prioridad es precisamente garantizar la tranquilidad y la seguridad pública en nuestro país, me comprometo a serenar al país, me comprometo a que regrese la tranquilidad y la paz social en el país.

Lo voy a lograr no con la estrategia que se ha venido aplicando, y que ya estamos viendo que no ha dado resultados, vamos a atender las causas, vamos a reactivar la economía, generar empleos, a dar atención a los jóvenes, vamos a ir casa por casa, apuntando a los jóvenes, incorporando a los jóvenes al trabajo y al estudio.

Estoy haciendo el compromiso y lo voy a cumplir de que en los primeros seis meses de nuestro gobierno se le va a dar trabajo a 7 millones de jóvenes. Lo tengo analizado, estudiado, presupuestado, nos va a costar 150 mil millones de pesos, para darle trabajo y estudio a 7 millones de jóvenes, que actualmente no tiene esa oportunidad, pero solo así vamos a poder resolver el problema de la inseguridad y de la violencia.

Miren en nada hay vacíos, siempre se llenan, si nosotros no vamos por los jóvenes, sino los rescatamos a los jóvenes que no tienen trabajo, que no tienen estudio, va a haber otros a engancharlos para que tomen el camino de las conductas antisociales, vamos a aplicar una política como la que llevó a cabo ese gran presidente de Estados Unidos, Frankie Delano Roosevelt, para mi uno de los mejores presidentes de Estados Unidos, le tocó a él enfrentar la crisis en 1929, la gran depresión, qué hizo decidió poner a trabajar a todos los estadounidense, decidió que iba a haber empleo pleno en seis meses, no en seis semanas, mes y medio, le dio trabajo a 4 millones de estadounidenses, en su mayoría jóvenes, y así y con otras medidas, hecho a andar la economía, y le devolvió la esperanza al pueblo.

Nosotros tenemos que crear un ambiente de progreso y de bienestar en el país, antes que nada salvar a México de este ambiente de desilusión, de frustración, de temor, cambiar radicalmente las cosas, un ambiente de prosperidad y eso lo vamos a lograr, dicen algunos, que de dónde va a salir el dinero, no es problema, del presupuesto, si les pregunto a ustedes de si saben de cuánto es el presupuesto de este año, no van a saber contestarme, no porque no quieran saberlo, sino porque eso no se dice, no se informa, no se garantiza el derecho a la información, porque no tenemos una verdadera democracia, si viviéramos en una autentica democracia, este dato lo conoceríamos al dedillo.

Qué es lo que dicen siempre que no hay presupuesto, y sí hay y bastante, cuánto es el presupuesto de este año 3 billones 700 mil millones de pesos, cerca de 300 mil millones de dólares, cuando hablo de que el plan para darle trabajo y estudio a los jóvenes cuesta 150 mil millones, estoy hablando del 4 por ciento del presupuesto nacional.

Por eso, se tiene que sacar adelante al país, en lo particular son cuatro prioridades: rescatar al campo, el utilizar la sector energético como palanca del desarrollo, el que haya empleo y combatir la pobreza y el garantizar la tranquilidad y la seguridad pública.

Esto es lo que yo quería exponerle, de manera muy particular lo que tiene que haber con el campo creo que todos coincidimos que es urgente cambiar la actual política agropecuaria, orientando todos nuestros esfuerzos y recursos a la obtención de la soberanía alimentaria.

A mi antes me llamaba la atención el que se hablara de soberanía alimentaria, se hablaba de autosuficiencia alimentaria, soberanía alimentaria y parecía que era algo muy radical, que no se aceptaba por todos, ahora miren todos coincidimos en la necesidad de hacer valer y hacer realidad la soberanía alimentaria, de producir en México lo que consumimos, eso es en esencia lo que debe de buscarse.

Para el rescate del campo hacemos puntualmente los siguientes compromisos:

1. Habrá respeto a las tres formas de tenencia de la tierra: la comunidad, el ejido y la propiedad privada.

2. Se llevará a la práctica un programa integral de fomento al sector agropecuario que contemple, al mismo tiempo, el fortalecimiento de la producción de autoconsumo, la producción destinada al mercado interno y la producción de exportación. No se puede dejar de lado ninguna de esas vertientes, se necesita el equilibrio, fortalecer la economía local, con la producción de autoconsumo, producir para el mercado interno, lograr la autosuficiencia alimentaria y producir para exportar.

Una agricultura de exportación, de calidad, de rango mundial, no se contrapone a una agricultura fuerte para el mercado interno. Nuestra experiencia histórica así lo demuestra: desde 1940 hasta 1960, dos décadas, las exportaciones agropecuarias generaron más de la mitad de las divisas que ingresaron a México por la exportación de mercancías; y al mismo tiempo, en ese periodo el campo mexicano cubrió satisfactoriamente las demandas de alimentos y materias primas para el país, para el consumo interno.

3. Se promoverá el fortalecimiento de la economía de autoconsumo comunitaria y regional. El rescate del campo supone revalorar la importancia de la unidad de producción campesina. Tomemos en cuenta que estas unidades de producción han abastecido por siglos los mercados regionales y han permitido el sustento, durante muchas generaciones, de integrantes de comunidades y de pueblos.

Para ello, se otorgaran créditos a la palabra para la compra de semillas, animales, materiales de trabajo, insumos y todo aquello destinado a mejorar tecnologías tradicionales e incorporar nuevas tecnologías que permitan mejorar la productividad sin afectar el medio ambiente. La idea es fortalecer, desde abajo y con la gente, la economía integral de las familias campesinas. Con este propósito, se convocará a una gran cruzada nacional en favor del campo incorporando, vamos a incorporar a la actividad de promoción para el desarrollo social y a la extensión agrícola a más de 20 mil agrónomos desempleados o subocupados o que trabajan en actividades no relacionadas con su profesión o muchos en la economía informal.

En todo esto prevalecerán criterios de verdadera solidaridad y servicio social.

4. Para fomentar la producción destinada al mercado interno se resolverá el problema de la falta de créditos. Se impulsará la banca de desarrollo, habrá subsidios directos a productores; precios de garantía para granos básicos y se restablecerán sistemas de acopio, transporte y comercialización. Todo ello, a partir de un programa integral orientado a lograr la autosuficiencia alimentaria.

5. Se apoyarán las actividades agropecuarias de alta densidad económica para la exportación. Me refiero a cultivos como el café, el aguacate, las hortalizas y muchos otros. En todos estos casos, habrá apoyo para el uso de tecnologías de punta no peligrosas para seres humanos, ni para el medio ambiente. Asimismo, se facilitarán los procesos de comercialización hacia el extranjero. Aquí abro un paréntesis para hacer el compromiso de revisar el funcionamiento del retén ubicado antes de llegar a Santa Ana, Sonora, donde se pierde mucho tiempo en la revisión de vehículos que transportan hortalizas y otros productos agrícolas de Sinaloa y Sonora hacia los Estado Unidos. Lo mismo haremos en otros puntos de revisión del país y en las aduanas, si es conveniente, ayer lo dije nuestro gobierno no será de ocurrencias, todo va a ser analizado, revisado, si este caso es conveniente vamos a eliminar tipo de retenes en nuestro territorio.

6. Se hará una revisión a fondo de todos los programas gubernamentales en vigor como PROCAMPO y alianza para el campo y otros, con el propósito de impedir desvíos de recursos, despilfarro, corrupción y que estos apoyos lleguen realmente a los productores y sean instrumentos de fomento al sector agropecuario.

7. Se invertirá en obras hidráulicas para aprovechar el agua y evitar que se siga desperdiciando, tomó nota del planteamiento que ha hecho José, sobre este plan hidráulico… Vamos a revisar.

8. Será prioritario impulsar la investigación científica destinada al sector agropecuario. Se dará atención especial y se apoyará al Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (CINVESTAV) y otrosLa innovación productiva en los predios agrícolas, seria estimulada con incentivos y un sistema eficiente de extensionismo agropecuario y forestal.

9. Se luchará por la conservación y el mejoramiento del medio ambiente fomentando en la sociedad una conciencia ecológica que reconcilie a las personas con la naturaleza; se ha de promover el cuidado de nuestra biodiversidad, en especial la flora y la fauna que se encuentran en vías de extinción e introducir incentivos para el aprovechamiento racional de los recursos naturales y el desarrollo ambiental.

Amigas y amigos:

Para el nuevo gobierno democrático que me tocará encabezar, porque estoy seguro que vamos a volver a ganar la Presidencia de la República, como aquí se ha dicho, lo he sostenido, una prioridad fundamental será el rescate al campo por muchas razones: por razones de justicia, por razones económicas, como aquí quedó de manifiesto, que se está proyectando de que va a haber escases de alimentos en el mundo y que no podemos seguir comprando alimentos, que tenemos que producirlos aquí, por razones económicas necesitamos regresar al campo, por razones, ya lo exprese, de seguridad pública y por razones que tiene que ver con el respeto y el cuidado a nuestra de soberanía nacional. Lo haremos todo esto conciliando, si imponer nada, convenciendo, persuadiendo, armonizando todos los intereses, por eso es muy importante de esta reunión, lo haremos con la participación de todas y de todos, con la participación de comuneros, ejidatarios, pequeños propietarios, empresarios agropecuarios, con jornaleros, con mujeres del campo, con jóvenes del campo, vamos a convocar a todos a esta noble tarea de rescatar el campo nacional. Bajo el criterio del interés nacional, sin dogmas ni cargas ideológicas, con racionalidad, nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho y vamos a luchar mucho, más allá de las ideologías o haciendo a un lado las ideologías, utilizando el juicio práctico, el sentido común.

Cuando me dicen que somos de izquierda, les digo sí, somos de izquierda, porque a la izquierda está el corazón y porque para mi ser de izquierda en la actualidad, más allá de ideologías, ser de izquierda es ser honesto y frentar el amor al prójimo, pensar siempre en el otro, tener bueno corazón, eso es ser de izquierda.

Invito a todos a salvar al campo, para salvar a México.

Se decía qué vamos a hacer si nos roban el voto, te contesto, ahora tenemos más organización, ahora es distinto que en el 2006 que nos cerraron el paso, porque aunque parezca increíble, hay quienes todavía no quieren ningún cambio, porque a ellos aunque le vaya mal al país, aunque le vaya mal al pueblo, siempre les va bien, nos cerraron el paso por eso, porque se oponen a los cambios, pero también nos cerraron el paso, mejor dicho pudieron imponerse en el 2006, porque nos faltaba organización, ahora tenemos organización, hay millones de ciudadanos como ustedes, que están dispuestos a participar para lograr la transformación de México, no solo nos van a dar de nuevo su voto, sino que muchos mexicanos a defender los votos para lograr una transformación. Me dio mucho gusto estar aquí, me tocó más tiempo de lo programado, pero tenía ganas de hablar así en un estado tan importante para México, de un pueblo tan progresista como es el pueblo de Sinaloa.

¡Que viva el pueblo de Sinaloa! ¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!

Descargar archivo  b12-00090

∞∞∞∞∞